domingo, 3 de enero de 2010

Feliz Año Nuevo con… Higurashi no Naku Koro Ni

Feliz 2010, queridos (y escasos) lectores, y espero que vuestra Nochevieja estuviera a la altura de las circunstancias. ¿La mía? Bien, gracias, junto a Doña Pitu, Herberwest y familia. Salvo por leves incidentes de celos con el perro en jefe del hogar, Bran, y un inútil derramamiento de uvas durante las campanadas por mi parte, la cena de despedida al 2009 discurrió sin problemas, aunque con mucha caspa, cortesía del especial de Año Nuevo que cocinó Televisión Española (los que lo visteis sabéis a qué me refiero), y algo de risas gracias a un posterior visionado de El jovencito Frankenstein… que tuvo que ser parcial, porque el sueño nos acabo venciendo a mí y a don Herber.

Y ahora que el año ha terminado de despuntar, vamos a ver si puedo hacer realidad mi propósito de año nuevo y darle más marcha al blog de la que tenía en los últimos tiempos. Y ya que el lema de toda la vida para este día es “año nuevo, vida nueva”, aprovecho este primer post del año para entrar en las hasta ahora intocadas (en este blog) aguas del manga y el anime, con una de las razones de que mis actualizaciones en otoño hayan sido mucho más erráticas.

A modo de presentación

Conocerles es amarles, os lo aseguro.

El elenco principal, cortesía de este blog.

¿Conocéis Atrapado en el tiempo? Por si no es así, es la historia de un arrogante presentador de informativos que va a la población de Punxsatawney, en Pennsylvania, a cubrir su tradicional celebración del Día de la Marmota… y acaba atrapado en un bucle temporal que le obliga a repetir la jornada una y otra vez, y que le acaba conduciendo a reflexionar sobre su visión de la vida y del prójimo.

¿Conocéis Love Hina? Por si no es así, es la historia de un pobre diablo (como el que escribe esto, mismamente) que, tras fallar por tercera vez el examen de ingreso a la universidad en la que prometió encontrarse con el amor de su infancia, acaba de administrador de una posada donde viven varias atractivas jovencitas de variopintas personalidades, y su relación de amor-odio con ellas constituye el meollo de la trama. Es el exponente más conocido en Occidente del denominado “harem manga”, después de Tenchi Muyo!

¿Tenemos ambas obras de ficción bien identificadas? Puta madre. Ahora, ejercitad esa imaginación que Dios os ha dado, e imaginad que alguien, tras haber experimentado ambas, se parara a pensar y dijera: “¡Hey, molaría mezclar estas dos historias a ver qué sale!”. ¿Lo tenéis bien cogido en la mente?

Pues ahora imaginaos que el aspirante a mezclador es el hermano secreto que Stephen King tiene en Japón… o casi. Se trata de Ryukishi07, un hombre de la prefectura japonesa de Chiba, fan del Final Fantasy V y de las visual novels de la compañía Key (Kanon, Clannad), que decidió meterse en este último género con una historia basada en una obra de teatro que escribió años antes. Para ello, decidió seguir el ejemplo de Key, que se caracteriza por el uso del sonido en sus obras y por manejar los cambios bruscos de atmósfera narrativa para generar tristeza en el espectador… claro que, en su caso, él iba a apuntar a otra clase de sentimiento.

El resultado fue Higurashi no Naku Koro Ni (Cuando las cigarras lloran/chillan), una serie de ocho visual novels que luego conocerían adaptaciones al anime y al manga, que han sido muy exitosas en los Estados Unidos, y que todavía no han llegado a España de manera oficial, aunque eso ya no es obstáculo para disfrutarlas en la era de internet. De modo que ¿a quién le hace compartir pesadillas con los otaku del otro lado del Atlántico?

Los pueblecitos tranquilos son los que más tienen que ocultar

Es junio de 1983, y la vida no podría ir mejor para Keiichi Maebara. Desde que se mudó con sus padres a la tranquila y hermosa aldea de Hinamizawa, ha tenido la oportunidad de descubrir los encantos de la vida lejos de la gran ciudad, uno de los cuales es la amistad que ha trabado con cuatro chicas de la escuela local. Este círculo de amigas lo forman Mion Sonozaki, delegada de clase con cierta actitud de marimacho y afición por los juegos de toda clase; Rena Ryuugu, que tiene una curiosa (y, a veces, espeluznante) obsesión por coleccionar cosas que considera “monas”, y que no necesariamente coinciden con la visión de este concepto que pueden tener otras personas; Satoko Houjou, una mocosa aficionada a poner trampas y a reírse como la villana de un drama de época; y Rika Furude, perpetua alegría de la huerta y sacerdotisa del kami (dios) local, Oyashiro.

Qué lástima que Keiichi tenga una tarde, a la hora en que las cigarras del género higurashi emiten sus chirridos, un encuentro fortuito con el fotógrafo aficionado Tomitake Jirou, y que en la conversación que tiene con él descubra que la hermosa villa tiene un pasado más que turbio: cinco años atrás, estaba condenada a desaparecer bajo las aguas de una presa, pese al agrio movimiento de resistencia vecinal que se levantó en su contra… hasta que el capataz murió asesinado en extrañas circunstancias. Desde entonces, cada año se han producido muertes similares acompañadas de desapariciones, siempre en la fecha del festival en honor de Oyashiro, el Watanagashi… y las víctimas siempre tienen relación con la minoría de lugareños que apoyaba la construcción de la presa.

Keiichi no sabe muy bien cómo tomárselo al principio, pero cuando pregunta a Mion y Rena por ello estas le responden negándolo de una manera muy sospechosa. La paranoia que empieza a gestarse en él cobra más fuerza cuando, una vez terminado el Watanagashi, Tomitake aparece muerto y su novia, la enfermera Miyo Takano, desaparece… y poco después, Rena y Mion empiezan a comportarse de manera cada vez más siniestra, al tiempo que su apariencia se vuelve cada vez más inhumana…

Es junio de 1983, y la vida no podría ir mejor para Keiichi Maebara. Desde que se mudó con sus padres a la tranquila y hermosa aldea de Hinamizawa, ha tenido la oportunidad de descubrir los encantos de la vida lejos de la gran ciudad, uno de los cuales es la amistad que ha trabado con cuatro chicas de la escuela local… un momento, ¿esto no había pasado ya? Si es así, ¿por qué nadie se da cuenta? O tal vez alguien lo sabe, y todavía no lo dice… ¿De quién se trata? ¿Qué está causando las muertes y desapariciones? ¿Qué tiene esto que ver con el antiguo culto a Oyashiro? ¿Qué terribles y trágicos secretos ocultan los protagonistas tras sus despreocupadas fachas? ¿Por qué les ocurren cosas tan horribles en cada repetición del mes?

Son muchas preguntas, y cada respuesta no trae más que otra cuestión… Pero hay una verdad tras este mar de interrogantes: la de alguien condenado a un horrible destino, y que casi se ha resignado a él… hasta que sus amigos, poco a poco, le van demostrando que no todo está decidido, y que unidos pueden vencer a la fatalidad y construir un futuro mejor.

Es decir, si están dispuestos a pagar el precio en sangre y esfuerzo que el cruel Sino cobra a los que le desafían.

La historia completa VS la adaptación superior

De acuerdo con los fans, las visual novels originales de Higurashi no Naku Koro Ni son el no va más de acojone, gracias sobre todo a un buen manejo de los sonidos para crear una atmósfera que pasa de la tranquilidad cotidiana a la amenaza y el miedo en instantes, pero las versiones que yo he podido disfrutar son las adaptaciones al cómic que se pueden leer en Onemanga y la versión de anime, que puede verse tanto en Youtube como en Series Yonkis. ¿Cuál es mejor?

Para mi gusto, el manga es el que sale ganador. Aunque la variedad de dibujantes no hace mucho en favor de la consistencia gráfica de un arco argumental a otro, logra mantener la atmósfera de cotidianeidad que se troca en miedo bastante mejor que la serie, gracias en parte a su inteligente uso de la paginación para pegar sustos de muerte al lector.

Para muestra, un botón: aquí tenemos a Keiichi recibiendo una visita de Mion y Rena después de haber faltado a la escuela por una (supuesta) gripe:

Pura felicidad de harem manga, ¿verdad?

Las chicas le ponen el “castigo” de averiguar qué ohagi ha elaborado Rena de los cinco que le han traído. Keiichi se tranquiliza, pensando que sólo se interesan por su salud, y entonces Mion se acerca a él para decirle algo más. Volvemos la página y…

Sorpresaaaaa... y felices pesadillas.

¡¡¡OH DIOS TODOPODEROSO SÁLVAME!!!

Y así, varias veces a lo largo de los ocho arcos argumentales básicos, así como de varias historias secundarias que también conocieron adaptación al manga, y que se quedaron fuera del anime.

Por otra parte, este último tiene a su favor que sus dos temporadas, así como los OVA, están subtitulados al español, mientras que varios de los principales arcos argumentales del manga (incluido el final) aún están por traducir, con lo que es el medio perfecto para conocer la historia completa. No obstante, en su contra tiene que bastantes detalles importantes se quedan en el tintero por motivos de espacio, además de que la calidad de animación de la primera temporada no era muy allá; esto último es más notable cuando los personajes se dejan llevar por la ira y la locura, adoptando expresiones que en teoría deberían provocarnos miedo… pero acaban iniciando una reacción muy distinta.

Pero vale la pena lidiar con la naturaleza incompleta de las traducciones, y con los fallos del anime, con tal de disfrutar de una historia tan intrigante y terrorífica, sobre todo por el esfuerzo que pone en dar profundidad a sus personajes: el grupo central de protagonistas es el más beneficiado, pues todos ellos comienzan aparentando ser estereotipos (el chico idiota y alegre, la tsundere, la niña perpetuamente alegre, la mocosa irritante y la tontita alejada de la realidad) y acaban mostrando inesperadas y terribles profundidades (SPOILERS: el chico idiota y alegre es un superdotado que sufrió acoso escolar y cometió actos de violencia antisocial, la tsundere está enamorada de él y oculta una personalidad femenina y tierna, la mocosa soporta horribles abusos de su tío porque se culpa de la desaparición de su hermano mayor, la tontita tiene una inteligencia y una capacidad de observación dignas de Sherlock Holmes y está obsesionada con que todas las cosas malas que le ocurren en la vida son un castigo de Oyashiro, y la niña alegre es la causa del bucle temporal y arrastra un derrotismo casi inquebrantable por las innumerables veces que ha sufrido su terrible destino), así como una dinámica interna que me recuerda a Los Perdedores de It… lo cual sin duda no es casual, pues ambos son grupos de amigos que se enfrentan a una terrible amenaza con la fuerza de su amor mutuo.

Mi consejo: si os tiran esta clase de historias, leed lo que podáis en el manga, y luego ved la serie de anime completa. Sobre las visual novels en las que se basan no puedo decir casi nada, así que probadlas bajo vuestra cuenta y riesgo, si acaso.

En favor del anime también hay que decir que el segundo episodio de la segunda temporada es grandioso. Básicamente, los guionistas emplean una de los juegos del club para parodiar el terror y la paranoia de todos los arcos argumentales anteriores.

PD: No hay fotos del anime porque, al parecer, el Fraps no funciona con los reproductores de video en streaming, o algo así.

4 comentarios:

Maya Rincón dijo...

Ando mil desparecida pero espero que también hayas tenido felices fiestas y todo eso u.U....hoy es la cabalgata de reyes....que guay u.u ...ojalá se caiga algún rey del camello y se rompa el cuello
besitossssssssssssss yupiii

Pequeño perdedor dijo...

Maya: @_@U No digas eso, que los Reyes te van a traer carbón.

Anónimo dijo...

hzreh [url=http://www.milesplit.us/members/Tadalafil/]cialis tadalafil 20mg[/url] yaqvdgv

Anónimo dijo...

Hello! Can you tell me how i can register mail at google [url=http://google.com]google[/url] http://google.com